Si en tu casa habéis sido cafeteros toda la vida y echas la vista atrás, seguro que te sorprendes de cómo ha cambiado la manera de preparar café en las últimas décadas. Desde la manera en la que lo preparaban tus abuelos, pasando por tus padres o tú mismo e, incluso, la manera en la que lo hacen tus hijos, si estos viven fuera de casa.

Y no sólo eso, también la manera de consumirlo. Recuerdo cómo mi abuela hablaba de la achicoria o cómo mi abuelo molía el café por las mañanas para poder tomarlo lo más reciente posible. Recuerdo ese olor a café auténtico, pero también el trabajo que costaba hacerlo. Por supuesto, tampoco olvido la primera cafetera de goteo que hubo en casa de mis padres, después de haber utilizado durante años la cafetera italiana, y cómo cambiábamos los filtros de café (yo misma lo he hecho así en mi casa hasta hace no tantos años).

Pero, también te confieso que recordando todo esto mientras preparaba una taza de café de canela y ciruela en mi máquina de cápsulas, me he sorprendido de lo fácil que es prepararte un café de calidad como éste y poder disfrutar de él al momento, sin necesidad de tener que esperar a que se haga una cafetera entera y, por supuesto, de las ventajas que tiene tomarlo recién hecho.

Por todas estas cosas, creo que es bueno recordar a esos inventores que han marcado algunos hitos muy señalados en la historia reciente del café, como los que han sido responsables del uso de los filtros de café, la cafetera expresso, el molinillo de café o la cafetera de cápsulas.

Si tú también quieres conocerlos, te invito a que hagas este recorrido conmigo. Será breve, pero intenso, como el buen expresso.

Inventos del café: el molinillo

A día de hoy sigue siendo una de las herramientas más valiosas del barista, sin embargo, los tipos de molinillos han ido variando con el paso de los años. Sus inicios se remontan a la Turquía del siglo XV, donde comienzan a surgir los primeros prototipos. Sin embargo, no sería hasta el siglo XVIII cuando se registra la primera patente en Estados Unidos, de la mano de Thomas Bruff. En realidad, ya había habido otros modelos anteriores en algunos de los mejores salones de café de Francia, pero es a él a quién se le otorga este invento, por haber sido el primero en registrarlo (casos de estos, en la historia, ya se sabe que hay muchos).

Inventos del café: los filtros

¡Qué sería del sabor de los cafés que se hacen en las máquinas de goteo sin sus famosos filtros! Porque aunque hoy no nos demos cuenta de lo importantes que son, lo cierto es que sin ellos el café sería mucho más amargo. Esto es, precisamente, lo que le ocurría a la empresaria alemana Melitta Bentz. Cansada del sabor amargo de los cafés que preparaba en casa, un día decidió probar con un papel de secado de su hijo y el resultado fue una increíble mejora para la época (corría el año 1908). Hoy en día, los filtros de café más conocidos siguen llevando su nombre.

Inventos del café: la cafetera expresso

A finales del siglo XIX, cuando las cafeterías comenzaban a despuntar en Europa, el italiano Angelo Moriondo patentó la primera cafetera expresso y la mostró en la Exposición General de Turín. Unos años más tarde, en 1901, Luigi Bezzera se encargaría de patentar importantes mejoras en esta máquina de café. Cuatro años más tarde, en 1905, Desiderio Pavoni adquiere la patente de dicha cafetera y crea la empresa ‘La Pavoni’, para comercializar las máquinas y crear una al día.

Inventos del café: la cafetera de cápsulas

Lo que parece el invento más moderno de todos, en realidad data de mediados de los 70. Hoy, más de 40 años más tarde, la forma de hacer cápsulas de café ha ido evolucionando sin parar, pero todo se lo debemos al ingeniero Eric Favre. Movido por el furor que el café instantáneo causaba a mediados de los 70, no paró hasta dar con la clave para crear una máquina que permitiera elaborar un café expresso en los hogares, de manera sencilla y cómoda. Así fue cómo nacieron las cápsulas de café y las cafeteras acordes a éstas.