A los que somos amantes del café nos gusta tenerlo presente gran parte del día. Y no sólo a la hora de tomarlo infusionado, sino también en los dulces, por ejemplo, en batidos o helados. Y es que son muchos los postres que llevan café. ¡Por algo será ?!

¿Te pasa a ti también eso? Entonces seguro que también sabrás que el café no sólo marida con recetas dulces, sino también con saladas (de hecho, lo hace y muy bien).

Por eso, hoy hemos pensado que te encantará tener a mano 3 recetas que llevan café entre sus ingredientes y con las cuales podrás confeccionar un menú completo que, además, será fácil de hacer, con ingredientes que tienes a tu alcance sin problemas y, lo mejor, que son recetas clasificadas como saludables (aunque luego cada uno le da el toque que quiere).

¿Qué te parece si les echas un ojo y sorprendes a tus invitados la próxima vez que vengan a casa? A los amantes del café les chiflará pero, créeme, también harás las delicias del paladar de los menos cafeteros (al menos con las 2 primeras). ¡Empezamos!

Hongos marinados con café

Esta receta publicada por la BBC necesita los siguientes ingredientes para ser elaborada:

  • 225 gramos de hongos
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • Taza y media de café negro
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Tomillo
  • Perejil seco y perejil fresco (éste, picado)
  • 1 tallo de apio
  • Cucharadita y media de semillas de cilantro (o simplemente, cilantro)
  • 2 clavos molidos
  • Media cucharadita de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida

Una vez tengas todos los ingredientes, los pasos a seguir son los siguientes:

  • Paso 1: en una sartén con agua hirviendo echamos los hongos y el zumo de limón. Dejamos cocer durante 5 minutos. Pasado este tiempo los pasamos por un colador con agua fría y reservamos.
  • Paso 2: en la misma sartén echamos todos los ingredientes, a excepción -por el momento- del perejil fresco y dejamos que hiervan durante 5 minutos. Pasado este tiempo añadimos los hongos, dejamos 5 minutos más para que éstos se impregnen del sabor de las especias y de las hierbas aromáticas que hemos utilizado y retiramos de fuego.
  • Paso 3: En un recipiente, coloca la mezcla de ingredientes y deja que marinen durante, al menos, 6 horas, o toda la noche.
  • Paso 4: Añade el perejil fresco en el momento en el que vayas a servirlos. Te quedarán genial en una cazuelita de barro, si la tuvieras.

Pescado blanco en salsa de café

Después de los hongos, nada como un pescado suave; por ejemplo un gallo, que es fácil de filetear (pero mira bien que tenga un gran tamaño, para que no quede deslucido en el plato cuando lo sirvas). Para ello, te proponemos esta receta de pescado en salsa de café que hemos visto en Azteca Uno y para lo cual vas a necesitar:

  • 4 filetes grandes de pescado blanco (al gusto)
  • 4 cucharadas de café (por ejemplo expresso, que es más intenso)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 2 cucharadas de fécula de maíz (o maizena si no encuentras)
  • 4 cucharadas de agua Agua
  • 1 cucharadita de azúcar de coco (o de caña, lo que prefieras)
  • 1 taza de arroz blanco
  • ¼ de taza de arándanos
  • ¼ de taza de perejil
  • ¼ de taza de pepitas de calabaza
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada de pimienta

Una vez tengas todos los ingredientes, los pasos a seguir son los siguientes:

  • Paso 1: Comenzamos por la salsa de café. Coge una olla y pon a calentar el agua. Cuando ya lo esté (sin llegar a hervir), añade el café, la esencia de vainilla y el azúcar y mezclar. Poco a poco, vete añadiendo la fécula de patata maíz y cocinar a fuego lento hasta que espese.
  • Paso 2: Ponemos a cocer el arroz durante 15 o 20 minutos (dependiendo del tipo de arroz) y cuando esté, dejamos reposar un poco.
  • Paso 3: Mientras tanto, podemos ir haciendo el pescado. Bastará con hacerlo a la plancha, salpimentado al gusto y con un poco de aceite de oliva para que no se pegue.
  • Paso 4: Pasados 5 minutos, volvemos al arroz y, en otra sartén, lo salteamos. Cuando esté listo, servimos en un plato donde pondremos un montoncito de arroz a un lado, el filete de pescado al otro y rehogaremos (al gusto) con la salsa de café.

Polo de café bicolores

Como no podía ser de otra manera, terminamos este recetario con sencillos polos de café. En esta ocasión, nos hemos basado en la receta de Mi Mundo Philips y hemos añadido la leche para aquellos a los que no les gusta el café solo. Para elaborarlas vas a necesitar:

  • Café (si es para la noche, si lo prefieres, escoge descafeinado)
  • Leche (al gusto)
  • Moldes para polos.

Esta receta es la más sencilla de todas, tal y como vas a ver en los siguientes pasos:

  • Paso 1: infusiona café como para rellenar la mitad o algo más de un cuarto de cada una de los moldes de polo que quieras rellenar.
  • Paso 2: cuando lo hayas rellenado a tu gusto, los metes en el congelador durante 2 horas. Pasado este tiempo, el café ya estará más o menos congelado y puedes añadir en el resto del molde la leche (si quieres, le puedes añadir un poco de canela o esencia de vainilla)
  • Paso 3: vuelves a meter los moldes en el congelador durante, al menos, 6 horas (si puedes dejar pasar la noche, mejor que mejor, pero con este tiempo será suficiente).

Ahora sí, ¡ya tienes tu menú a base de recetas de café completo! ¿Qué te ha parecido? ¿Las probarás? Si lo haces, no dudes en contárnoslo.